Publicidad

Disturbios Barcelona

Los agentes, el objetivo de los radicales en los disturbios de Barcelona, tras 6 noches de protestas por la detención de Pablo Hasél

El guión sigue siendo el mismo, las protestas contra la detención de Pablo Hasél transcurren de forma pacífica hasta que de pronto la violencia se adueña de las calles y entonces los agentes se convierten en la diana de los ataques de los violentos a los que arrojan todo tipo de objetos. 9 agentes han resultado heridos en las últimas horas, 2 de ellos han tenido que ser llevados al hospital.

Ya son 6 las noches en las que las calles de Barcelona se convierten en auténticos campos de batalla entre radicales y agentes, y el objetivo de los violentos siguen siendo los agentes. En las últimas horas 9 agentes han resultado heridos, 2 de ellos han requerido ser trasladados al hospital. El 'modus operandi' es el de siempre, las protestas por la detención del rapero Pablo Hasél transcurren de forma tranquila hasta que prende la llama y entonces la violencia sube de intensidad jornada tras jornada.

Cada vez los enfrentamientos entre radicales y Mossos tienen más tensión. Este domingo la comisaría de Vía Laietana ha sido el foco de gran parte de los incidentes.

El sindicato JUPOL ha reclamado al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, medidas de "carácter urgentes" para evitar que se sigan produciendo altercados violentos en las protestas por la libertad del rapero Pablo Hasél y ha lamentado que un agente de Policía Nacional resultara herido en la manifestación de este domingo en Barcelona.

Pérez ha preguntado al ministro Grande-Marlaska "si está esperando a que haya un policía muerto para tomar medidas". Por otra parte, el sindicato ha lamentado los sucesos de este domingo en Cataluña en el que un agente de la Policía Nacional ha resultado herido, al ser alcanzado por una señal lanzada por los manifestantes, en las inmediaciones de la Jefatura Superior de Policía en Vía Laietana.

Los mossos también han alzado la voz y piden que no se les utilice políticamente después de que el Conseller de Interior cuestionase el modelo de las fuerzas autonómicas de seguridad. Finalmente han llegado las disculpas desde la Generalitat.

Publicidad