Cádiz

De llegar en los bajos de un camión a regentar 4 locales: la historia de superación de Mohamed

Mohamed vive en San Fernándo, Cádiz. Llegó allí hace ya casi 20 años, sin equipaje y en busca de un futuro mejor. No solo logró su propósito, sino que ahora tiene cuatro bazares y da trabajo a 20 personas.

Publicidad

Mohamed es el protagonista de esta historia de superación. Desde hace casi 20 años reside en el municipio de San Fernando, Cádiz. Llegó en busca de un futuro mejor, sin equipaje en los bajos de un camión. Su vida cambio mucho y para bien, hoy tiene cuatro bazares y da trabajo a 20 personas.

Este comerciante es de los más queridos en la localidad gaditana. Los clientes de sus locales están deseando ir a comprar y pasar un rato con Mohamed. Así lo describe una de sus clientes más habituales: "Tiene mucha gracia y mucho arte".

Sin nada, a por todas

Mohamed llegó a España sin nada, en los bajos de un camión. El hombre llegó hace 14 años a San Fernando con el objetivo de conseguir la vida que estaba buscando. Trabajó muy duro, sin cansarse y siempre persiguiendo sus sueños: "Si quieres llegar a algo, vas a llegar, pero luchando". Con estas palabras explica este "gaditano de adopción" cómo ha llegado hasta el lugar en el que se encuentra hoy en día.

Después de conseguir abrir su primer local, poco a poco ha logrado tener hasta 4 bazares a su nombre, además de dar trabajo a una veintena de personas en la localidad.

Los trabajadores de Mohamed le definen como un jefe que "da mucha confianza a sus trabajadores". "Somos familia", reconocen. Incluso aseguran que, "tal cual trata a sus clientes, así es como lo veis en TikTok". Y es que Mohamed, además, es tiktoker.

Mohamed creó su cuenta hace unos meses para contar cómo es el día a día de un comerciante.@eddafalytiktok_bazar es el usuario que tiene en TikTok y en el que ya cuenta con más de 52 mil seguidores y traspasa el millón de 'me gusta' en sus publicaciones.

Otras historias de superación

Otra aventura de superación es la de María, la chef que empezó fregando platos y volvió a su país para ayudar a niñas sin recursos. Llegó de República Dominicana sin nada y pasaba el día entero en la cocina. Con mucho esfuerzo consiguió abrir su propio restaurante.

Publicidad