Los pasajeros se quejan de la falta de profesionalidad de AVE tras averiarse uno de sus trenes y parar en una estación cerrada ya que no les han facilitado agua ni eran capaces de comprarla.