Música

El llamamiento del vecino de Ana Guerra harto de sus ensayos: "Que llegue al número uno y pueda marcharse de aquí"

El llamamiento de Yalal a la población española ha dado la vuelta en el mundo de las redes sociales.

Yalal, vecino de Ana Guerra no aguanta más: "Quiero que gane mucho dinero, llegue al número uno y pueda marcharse de aquí"

Publicidad

Saltó al estrellato hace varios años y ha conseguido triunfar en el mundo de la música. Ana Guerra continúa haciendo lo que más le gusta con pasión. Sin embargo, en lo que no ha conseguido triunfar la joven cantante canaria es en la convivencia vecinal.

La relación de la joven canaria con sus vecinos ya consta de varios episodios. La última disputa que ha llegado a la puerta de Ana Guerra está siendo tendencia en redes sociales. El protagonista es su vecino Yalal. Completamente desesperado acudió a la televisión en directo para hacer un llamamiento donde aseguraba que no soportaba escucharla cantar y tocar en cualquier momento del día.

Animó a los espectadores que acudiesen descargar el nuevo disco de Ana Guerra. "Yo quiero pedir a todos los españoles que descarguen el nuevo disco de Ana Guerra, 'La luz del martes', por dos razones: primero que es un discazo, tiene canciones buenísimas. Lo segundo, y lo más importante, quiero que Ana Guerra gane mucho dinero, que llegue al número uno y que se marche de aquí para comprarse un chalet donde pueda cantar todos los días", comentaba Yalal.

El vecino de Ana Guerra aseguró que estaba comenzando a afectar este asunto en su salud y trabajo, asintiendo no saber qué hacer.

No es la primera vez que ocurre

En septiembre de 2020 compartió una nota que sus vecinos le habían dejado. En esta nota pedía que dejase de tocar el piano y cantar a partir de media noche. Ella lo compartiría en sus redes sociales en un tono desenfadado.

La respuesta de los usuarios en redes sociales dieron la razón a los vecinos por lo que decidió publicar en sus historias de Instagram su nota de disculpa hacia los vecinos: "Queridos vecinos, tenéis toda la razón del mundo y os pido disculpas por el ruido ocasionado. Estaba ensayando para el CCME y olvidé conectar los cascos. Os prometo que soy buena vecina aunque a veces me despiste. Venid cuando queráis a tomar un café o una pella de gofia. Un abrazo".

Publicidad