Solidaridad

El llamamiento del presidente del Banco de Alimentos de Santiago de Compostela: "La situación es caótica"

El encarecimiento de los precios hace que a las familias les resulte cada vez más difícil llegar a final de mes y, por lo tanto, se complica destinar parte del dinero a la solidaridad.

Publicidad

"No es que seamos menos solidarios, es que la gente no puede". Nos lo dice José Pita, presidente del Banco de Alimentos de Santiago y también de la Federación Gallega de Bancos de Alimentos.

Tras la pandemia se comenzó a notar el bajón en las donaciones, asegura: "Ahí fuimos muy solidarios". Después llegó la guerra de Ucrania y al principio también nos volcamos, "pero pasó el tiempo y parece que se nos olvidó un poco".

No lo dice como una recriminación, "ni muchísimo menos". Ya que ellos mismos han dejado de hacer campañas de captación y de recordarle a la gente la necesidad de donar: "Es que en este momento no puedes pedir a nadie que haga más esfuerzos, hay gente que ya no llega a final de mes".

"Cada vez llega más gente y la situación es caótica"

Presidente del Banco de Alimentos de Santiago

Un problema que se extiende a las empresas: "Nosotros tenemos empresas que colaboraban con nosotros que han tenido que dejar de hacerlo, y que te dicen que probablemente hasta acaben cerrando, eso te parte el alma".

Hablamos con él en el almacén de la entidad en Santiago, con las estanterías mucho más vacías de lo que sería habitual. "Tenemos producto, por suerte, pero menos". Y teme por por los últimos meses del año.

A esta caída de los recursos se une el incremento de la demanda. Cada vez son más los que necesitan ayuda, en muchas ocasiones familias que nunca se habían visto en esta situación. "Cada vez llega más gente y la situación es caótica".

José agradece a las empresas grandes que siguen haciendo sus donaciones y piden la mayor implicación posible a las administraciones porque teme que el último trimestre del año sea todavía peor.

Publicidad