Laura Luelmo murió en las ocho horas siguientes a la agresión, según los últimos datos forenses a los que ha tenido acceso el diario 'El País'. Esta información contradice los resultados preliminares de la autopsia, que determinaron que la joven murió dos o tres días después de su desaparición.

Del mismo modo, estos datos confirman la hipótesis de la Guardia Civil, que anticipó que Luelmo había muerto poco después de recibir unos fuertes golpes en la cabeza dentro de la casa de Bernardo Montoya.

"Todo indica que la agresión fue muy cercana en el tiempo al fallecimiento", apuntan estos últimos informes recogidos por el diario.