La lucha por encontrar aparcamiento es a veces tan encarnizada, que hay quien decide aparcar a toda costa y a muchos no les importa la forma de aparcar con tal de hacerlo. En muchas ciudades son habituales los coches en doble fila o los que no respetan la distancia de seguridad.

En sitios como Mallorca la policía ha visto situaciones tan inverosímiles, que a través de una foto en su cuenta de Twitter ha tenido que recordar a los conductores la importancia de respetar la distancia de seguridad.

 

No poder entrar al coche porque está demasiado al de al lado es incívico, pero que a todos nos ha ocurrido. Muchos reconocen problemas para salir del coche, y quien más quien menos asume haber aparcado sin respetar los 30 centímetros de seguridad. Algo que está penado con multas entre 80 y 200 euros.

Esto no sólo pasa en la calle. Muchos parkings de pago están obsoletos para el tamaño de unos vehículos cada vez más grandes.