79.999833

Publicidad

coronavirus

Las medidas de seguridad para no correr riesgo de contagio mientras se disfruta del turismo activo

Actividades como el buceo, el descenso de barrancos o el vuelo en parapente son algunas de las actividades más demandadas por los turistas que visitan canarias en los últimos días.

El turismo ha cambiado un poco en Canarias tras la pandemia del coronavirus. Tras el confinamiento, muchos turistas que viajan a las islas lo hacen en busca de actividades como el descenso de barrancos, el buceo o los vuelos en parapente.

Estas actividades, que ya de por sí entrañan bastantes riesgos, tampoco están exentas de medidas de seguridad, que sirven para evitar posibles rebrotes de coronavirus.

Por ejemplo, ahora para descender un barranco el uso de la mascarilla es obligatorio, ya que instructores y turistas están cara a cara en muchas ocasiones.

Y aunque el agua sea el medio más hostil para la propagación del coronavirus, el buceo tampoco está exento de ciertas medidas para evitar los rebrotes. Ahora hay que identificarse para recoger las botellas de oxígeno. Además, antes de meterse en el agua, los buceadores introducen sus escarpines y su traje en una cubeta con desinfectante químico. La boquilla a través de la que se respira dentro del agua también es desinfectada antes de empezar a bucear.

Por otro lado, mantener la distancia de seguridad en un parapente biplaza es imposible. Por lo que, antes y después de cada vuelo, se desinfecta todo el material. Además, el uso de la mascarilla en el aire también es obligatorio.

Un turismo distinto

El turismo activo en Canarias es para muchos una forma de desconectar y volver a conectar con la naturaleza tras la pandemia del coronavirus.

"Después de salir de la cuarentena nos apetecía hacer algo diferente", comentan algunos turistas que han optado por algunas de las actividades que comprenden el conocido como turismo activo.

Publicidad