Las llamas han acabado con plásticos, coches abandonados y neumáticos que se almacenaban juntos en grandes toneladas.

El fuego no ha dejado heridos.