246.997167

Publicidad

Coronavirus

Las lágrimas de impotencia tras declararse el estado de alarma en Madrid: "No puedo ver ni a mis nietos"

Muchos locales y restaurantes permanecen vacíos en un puente del 12 de octubre atípico en Madrid por el estado de alarma.

Madrid vive el puente del 12 de octubre confinado. El estado de alarma decretado por el Gobierno impide salir de sus localidades a cuatro millones y medio de habitantes de la Comunidad de Madrid.

Unos 7.000 agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil mantienen Madrid blindado. Los controles en el aeropuerto, en las estaciones de tren y carreteras, impiden abandonar la capital sin justificación.

Los controles desplegados por el Ministerio del Interior buscan evitar que los madrileños viajen sin una causa justificada, pero el estado de alarma también prohíbe la entrada a las capital. Por estas fechas abarrotaban las calles y bares del centro, y empezaban activar las ventas navideñas.

Estas nuevas medidas afectan a muchos locales de restauración. La norma de cerrar a las 11 de la noche les pilla con el turno de cenas.

Algunos restaurantes han optado por pedir a los clientes que adelanten sus reservas, pero explican que en nuestro país no hay costumbre de salir a cenar temprano. "Es muy difícil que cambiemos nuestros hábitos", comenta el cliente de un bar.

Los hosteleros denuncian que muchas personas piden la cena para llevar y se la comen en sus casas, donde las medidas contra el coronavirus se relajan.

Publicidad