Publicidad

LOS TRABAJADORES DENUNCIARON LAS CONDICIONES

Las "infames condiciones" de un centro menores de Valencia obligan a su cierre

Comida caducada, indicios de malos tratos y condiciones infames, son las irregularidades detectadas en una inspección a un centro de acogida de menores en Segorbe, Castellón. Sus ocupantes ya han sido trasladados, como lo serán los residentes otro centro de Valencia, donde las instalaciones presentan humedades, grietas e incluso colchones agujereados.

antena3.com | Madrid
| 17.01.2018 12:14

La Generalitat ha trasladado al fiscal de menores de Castellón las irregularidades detectadas durante una inspección realizada en el centro de acogida de menores 'La Resurrección' de Segorbe (Castellón), entre ellas "indicios de maltrato" y la administración de "poca comida y caducada".

Así lo han asegurado fuentes de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, que han señalado que los inspectores de este departamento realizaron la inspección los días 30 de enero y 2 de febrero de 2017.

Desde el 9 de mayo, los 18 menores que vivían en el centro de la Resurreción de Segorbe, en Castellón han sido trasladados. Según los informes de la inspección, comían productos caducados y hay indicios de malos tratos .

En otro centro de Valencia las instalaciones presentan humedades, grietas, desconchados, pruertas, cristales y ventanas rotos o colchones agujereados. Así vive medio centenar de jóvenes de entre 13 y 18 años en el centro de recepción de Monteolivete, en Valencia pese a que ya se ha ordenado su cierre. De los 120 menores que vivían solo quedan 54, que serán trasladados progresivamente.

Yolanda Calero, al frente de estas instalaciones desde agosto del pasado año, ha asegurado que cuando llegó al mismo su primera sensación fue "bastante nefasta", porque las condiciones del centro son "infames". Nos comenta que "se clausura porque no reúne las condiciones. Lo ideal serían centros con menos chavales, para que tengan una atención más personalizada"

El anterior gobierno defiende su gestión y cuestiona las críticas. El nuevo modelo residencial busca que los menores de 6 años vivan en familias y un plan de emancipación para jóvenes de entre 16 y 23 años.

Publicidad