53.013000

Publicidad

Desescalada Coronavirus

Las Iglesias vuelven a abrir sus puertas en la Fase 1 de desescalada con largas colas de fieles

Largas colas hoy para visitar la Basílica del Pilar en Zaragoza o a la Virgen de la Macarena en Sevilla. Se ha instalado todo lo necesario para protegerse frente al coronavirus.

Tras más de dos meses de confinamiento por el coronavirus, las comunidades autónomas que ha pasado a la Fase 1 de desescalada abren hoy las puertas de sus templos, con una serie de normas en cuánto aforo, higiene y distanciamiento social.

La Virgen de la Macarena en Sevilla

Organización y limpieza son las consignas para este primer día de templos abiertos en Sevilla. Con mamparas se ha delimitado un pasillo para mantener la distancia de seguridad de dos metros recomendada en las largas filas de fieles que quieren visitar a la Virgen de la Macarena.

Antes de entrar a la Basílica, los visitantes se encuentran con unos paneles informativos en los que ser recomienda el uso de mascarillas y guantes y donde también pueden encontrar dispensadores de gel hidroalcohólico.

El templo ha sido desinfectado con ozono y así lo seguirán haciendo al menos una vez al día. El aforo permitido es tan sólo de un tercio del habitual.

La Virgen de la Macarena en su saya lleva la medalla del Colegio oficial de Médicos de Sevilla en honor a los sanitarios.

La Virgen del Pilar en Zaragoza

Colas también en la Basílica del Pilar de Zaragoza. Ha reabierto sus puertas tras 57 días de cierre obligado. Y como hay un aforo limitado, a un tercio del aforo completo, desde primera hora de la mañana, los fieles esperaban en fila para ser los primeros en entrar.

La Virgen de los Desamparados en Valencia

En Valencia, decenas de personas se congregaron ayer a las puertas de la Basílica de la Virgen de los Desamparados. El Ayuntamiento ha calificado de "irresponsable" la decisión del Arzobispado de "asomar" a su patrona a la puerta. La policía tuvo que acudir al lugar y recordar con un megáfono las normas establecidas para evitar la propagación del COVID-19.

Publicidad