Francisco Torres, abogado que ejerce la acusación particular en el juicio contra Ana Julia Quezada, ha destacado- la maldad, ensañamiento y falta de escrúpulo con la que actuó la acusada tanto con el pequeño Gabriel Cruz, de ocho años, como con el resto de la familia.

Torres ha insistido en que no se trató de ningún accidente, que Ana Julia golpeó al niño y después lo asfixió "lo apalea, lo golpea, y aun asi sigue respirando y ahí lo asfixia. Si tu pretensión es asfixiarlo no le des la manta de palos antes".

"Gabriel estuvo vivo una hora, tenía la posibilidad de salvarlo y sin embargo después de enterrarlo pinta una puerta o una lavadora.... ¿ustedes se imaginan ponerse a pintar después de enterrar a alguien?. "No cabe tanta maldad, hacer tanto daño a un niño y ahora venir con la tesis de un accidente" ha asegurado.

" La sensación que tenemos es que lo quiso descuartizar pero no pudo y no podremos demostrarlo, pero ¿por qué lo desnudó?

Además Francisco Torres ha argumentado porque piden también pena de prisión por un delito contra la integridad moral, " dormía a diario con el padre de Gabriel, al que mató, y a diario animaba a todo el mundo, a la madre, a la abuela....con una falta de escrúpulos brutal".

"Llevo miles de juicios y nunca he visto tantas escenas de maldad" ha concluido Francisco Torres.