Publicidad

Mensajería

¿Cómo consiguen los vecinos de Valdelamusa recibir cartas si sus calles no tienen nombre?

Las calles de Valdelamusa, en Huelva, no tienen nombre ni están numeradas, por lo que los carteros deben dejar la mensajería en puntos estratégicos de la pedanía.

Las calles de Valdelamusa, pedanía y población minera perteneciente al municipio de Cortegana, en Huelva, no tienen nombre ni están numeradas, lo que supone un verdadero problema para la mensajería que tiene que ser entregada en la zona.

"Es un puzzle para los carteros, es un laberinto", asegura un vecino. Asimismo, los repartidores también opinan que desarrollar su labor se complica si no tienen forma de encontrar el domicilio del destinatario.

Los gobiernos municipales han ido cambiando y ahora la pandemia mundial por el coronavirus ha impedido que todos los proyectos que se querían llevar a cabo se pudiesen realizar. Carmen Fernández, alcaldesa accidental de Cortegana, manifiesta que debido a esos motivos "se ha ralentizado todos los proyectos que el ayuntamiento tenía".

El cartero que conocía la zona se jubiló

Los vecinos llevan alrededor de 20 años con el mismo problema. Sin embargo, nunca había supuesto un inconveniente tal ya que Ramón, cartero jubilado y quien trabajaba en Valdelamusa, conocía a todos los residentes.

Los mensajeros tienen que dejar ahora las cartas y pedidos de los vecinos en puntos estratégicos de la pedanía, como en el casino o en el bar más conocido por los habitantes.

Publicidad