Se presenta un fin de semana playero en Tarifa y la arena sigue cubierta de algas invasoras originarias del mar de Japón. Hasta el martes no habrá una maquinaria preparada para poder retirar las algas y los bañistas acuden cada vez menos por el mar olor que hay en la playa.

La acumulación de algas puede llegar a superar el metro de altura y está afectando a cerca de un kilómetro de una playa tarifeña que no está cerrada al baño pero que muchos bañistas evitan por el mal olor que se desprende y perjudica a los chiringuitos cercanos por la reducción de clientes.

El próximo martes comienzan las labores de reparación y de recogida de algas, aunque los expertos advierten que las algas volverán a esta orilla procedentes de un fondo marino que está repleto.

Los pescadores de Tarifa no paran también de coger estas algas y afirman que los peces se están muriendo. Las algas están acabando también con otras especies autóctonas "se están viendo desplazadas también todas las especies de algas como de invertebrados, peces", afirma Candela Sánchez, bióloga Marina.

Y el turismo también se resiente ante un panorama así. "Los empresarios están un poco preocupados por la imagen que se puede dar a nivel de calidad de playa", admite Francisco Ruiz, el alcalde de Tarifa.

Los trabajos para limpiar comenzarán la semana que viene aunque el problema es que desde hace tres años estas algas regresan una y otra vez.