Villaseca de Henares es una localidad que siempre ha sido pequeña pero que en la última década ha pasado de los 150 vecinos a menos de 15. Es decir, han perdido el 90% de su población total. Donde había habitantes, hay vacío, casas desvencijadas, abandonadas. Y el despoblamiento se ha acelerado en una década.

La causa principal de este problema no es otro que el cierre de fabricas. Primero clausuraron una de cemento que daba trabajo a más de 100 vecinos de la zona, después le llegó el turno a una de harinas que daba trabajo a otras 30 personas.

Al irse las familias se quedan sin niños, y se cierra el colegio. "Tuvieron que llevar a los niños a los colegios de otros pueblos de la zona, los repartieron porque el colegio de este pueblo cerró", asegura una vecina de Villaseca.

De agricultores tampoco van sobrados, actualmente solo quedan cuatro en el pueblo porque cada vez les pagan menos por lo que producen. Un trabajador de la zona asegura que "el coste de producción es muy alto, muy elevado y las producciones están a un precio muy bajo".

Ante esta situación tan critica, ellos creen que los pueblos deshabitados necesitan impuestos más bajos. "La única forma que tenemos de competir es tener unos impuestos más bajos", considera uno de los habitantes de Villaseca. Ahí lo dejan, ahora que vienen las elecciones. Como la denuncia de que no viene un médico desde hace 8 meses. Aquí la vida es bella, sí, pero como ellos dicen sin abandono sería extraordinaria.

Te puede interesar...

Valderrebollo, un pequeño pueblo de Guadalajara que está reviviendo gracias a las truchas

La España despoblada: ¿El presente de tu pueblo es fantasma? ¿No hay futuro en tu aldea? Cuéntanoslo en nuestras redes