12.010333

Publicidad

Coronavirus

La primera misa en la Sagrada Familia desde el inicio del estado de alarma recuerda a las víctimas del coronavirus

La imagen de la primera misa en la Sagrada Familia de Barcelona desde el inicio del estado de alarma refleja la vuelta a la normalidad. Este viernes se ha reabierto al culto.

La basílica de la Sagrada Familia ha acogido este viernes la primera misa desde que se decretase el estado de alarma. El cardenal Joan Josep Omella, arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal, ha pedido "descanso eterno y luz perpetua" para las víctimas del coronavirus.

La misa se ha celebrado con un aforo reducido y a ella han acudido feligreses y sacerdotes con mascarillas. Se ha cumplido con la distancia social en los bancos y el altar.

Omella ha querido "en medio del dolor" por tantas pérdidas, "felicitar a los que han dedicado esfuerzo y tiempo y energías a ayudar a los contagiados". El cardenal ha destacado que estas semanas "ha habido mucha solidaridad" y ha recordado que "solo el amor salvará a la humanidad".

"Gracias padre porque aún hay muchos corazones como el de tu hijo que se conmueven por el dolor, la enfermedad y la falta de recursos básicos", ha dicho.

La próxima misa tendrá lugar el 28 de junio con la ordenación de cinco sacerdotes y en julio se celebrarán de nuevo eucaristías para agradecer a los que han estado "en primera línea", así como para los ciudadanos de Barcelona que quieran disfrutar del templo, en otras circunstancias tomado por los turistas en estas fechas.

Publicidad