84.010500

Publicidad

Coronavirus

La presión hospitalaria sigue siendo muy elevada pese al descenso de casos de coronavirus

Tras tres semanas de estado de alarma y restricciones, los contagios por coronavirus han comenzado a bajar en gran parte de España. El problema es que los ingresos de paciente con COVID-19 y la ocupación de camas UCI están la límite en algunas comunidades autónomas.

Después de tres semanas de restricciones bajo el paraguas jurídico del estado de alarma, los casos de coronavirus han comenzado a bajar en gran parte de España, como el mismo Fernando Simón ha reconocido hoy en rueda de prensa.

Pero ese descenso de casos positivos notificados no se está traduciendo todavía en un descenso o alivio de la presión hospitalaria. Algunas comunidades autónomas siguen sufriendo un incremento de ingresados con COVID-19 y la ocupación en las UCI está al límite en algunas regiones.

En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, se han triplicado los ingresos de UCI en el último mes de pacientes con coronavirus.

Aumenta también la presión hospitalaria en Murcia. Hay 600 enfermos ingresados por coronavirus y más de 100 están graves en la UCI. Las camas de reanimación se están utilizando como unidades de cuidados intensivos y muchas cirugías programadas se han suspendido.

En Aragón, más de la mitad de los ingresados en hospitales tiene coronavirus. Esa presión ha obligado a activar la carpa auxiliar de urgencias instalada por el ejército en el aparcamiento del Hospital Clínico de Zaragoza.

Algo parecido pasa en La Rioja. Allí las UCI están al 82%. Ocho de cada diez camas están ocupadas por enfermos de COVID-19 y aumentan los ingresos en los hospitales, especialmente en el del Logroño.

Publicidad