231

Publicidad

Vacuna coronavirus

La portavoz del sindicato Satse: "Hay que estar atentos a cualquier efecto secundario, aunque son los comunes de otros tipos de vacunas"

María José García, portavoz del sindicato de enfermería Satse, señala que hay que estar atentos a los posibles efectos secundarios de la vacuna, aunque "son los que se suelen dar con cualquier tipo de vacuna". Asimismo, asegura que los enfermeros y enfermeras de este país están preparados para administrarla.

Este domingo 27 de diciembre España comenzará a vacunar contra el coronavirus. Las primeras personas de nuestro país en recibir la dosis serán una persona mayor y un trabajador de la residencia Los Olmos, en Guadalajara, un centro sociosanitario que no ha registrado ningún positivo de coronavirus en los últimos 14 días.

Con respecto a la administración de la vacuna, María José García, portavoz del sindicato de enfermería Satse, manifiesta que los enfermeros y enfermeras de este país "sí" están preparados para empezar a vacunar contra el coronavirus.

Por otro lado, sobre los posibles efectos secundarios, aconsejan que los ciudadanos estén atentos a cualquier efecto "adverso" porque es una vacuna nueva. “Los efectos más comunes son los que se suelen dar con cualquier tipo de vacuna, inflamación en el punto de inyección, dolor de cabeza, fiebre, sensación de un resfriado leve, dolor de articulación o bien, malestar general”, apunta.

A pesar de afirmar que los enfermeros y enfermeras están preparados para administrar la vacuna, la portavoz comenta que la gran duda es si hay personal suficiente para administrarla. "Tenemos un problema en España, y así lo venimos denunciando desde el sindicato Satse, y es que nos faltan más de 15.500 enfermeras desde antes de iniciarse la pandemia", asegura. Asimismo, destaca que en el momento en el que haya una vacunación "masiva", se empezarán a notar las carencias que tienen los enfermeros.

Explica que la vacuna de la gripe viene precargada y prepara para usarla y solo necesita estar un poco a temperatura ambiente. En cambio, en la vacuna contra el coronavirus cada vial lleva cinco dosis y tiene que hacer el proceso de disolución. “Hay que tener mucho cuidado a la hora de cómo se disuelve, no se puede agitar. Hay que ir precargando cada dosis y adminístrasela a cada paciente. Es un poco más complicado, pero los enfermeros de este país están preparados y lo vamos a conseguir", finaliza.

Publicidad