Publicidad

Fiestas ilegales

La Policía desaloja varias fiestas ilegales en pisos de Madrid: algunos se escondían debajo los colchones

Desde el Ayuntamiento de Madrid han pedido a los vecinos que denuncien las concentraciones en estos pisos. La Policía ha puesto en la última noche hasta 44 denuncias.

En los últimos días se han desalojado varias fiestas ilegales en tres pisos turísticos en el centro de Madrid. Los participantes no respetaban ni el toque de queda ni las medidas de seguridad. Además de poner varias sanciones, la policía detuvo a dos personas por agredir a los agentes que fueron a desalojar una fiesta ilegal.

Las asociaciones llevan varios fines de semana avisando. Los pisos turísticos se están usando para realizar fiestas, algunas veces con grupos de turistas llegados de Francia.

Desde el Ayuntamiento han pedido la colaboración de los vecinos para denunciar esas concentraciones en pisos. Anoche, la Policía Municipal de Madrid intervenía en tres de esas fiestas y los desalojos han dejado imágenes sorprendentes.

Personas escondidas en los armarios y bajo los colchones

Alguno tenía ganas de jugar al escondite, la Policía encontró a varios chicos encerrados en un armario y otras dos chicas debajo de un colchón, era tan evidente que estaban allí que el policía no puede evitar comentar aquello de "señoritas que ya no tienen edad para esto". Entre los cojines había otra persona. En el total de las fiestas, la Policía puso 44 denuncias.

La Policía también ha desalojado durante esta noche otras tres fiestas ilegales que se estaban celebrando en pisos turísticos del mismo bloque en el distrito Centro de la capital.

Así, los responsables estaban ocasionando molestias y ruidos entre los vecinos, además de consumir bebidas alcohólicas, según ha informado a Europa Press una portavoz del cuerpo municipal.

La Policía ha interpuesto 44 denuncias por incumplimiento de medidas sanitarias al encontrarse en los diferentes edificios entre 15 y 20 personas.

Además, la Guardia Civil ha localizado a un juez en una fiesta ilegal en Lanzarote.

Publicidad