Una semana después de la llegada del verano, ya hemos sufrido la primera ola de calor. Los termómetros se han disparado en todo el país y las temperaturas de récord recuerdan a las vividas en el año 2003.

El calor ha puesto en alerta a 38 provincias por altas temperaturas y en la Puerta de Alcalá, en Madrid, se ha batido la temperatura récord de un mes de junio al alcanzarse los 41 grados.

La madrugada del jueves fue la más calurosa jamás registrada en junio en seis localidades. En Soria se registraron 19,9 grados, batiendo el récord de 1944, en Cuenca los termómetros alcanzaron los 24 grados y en Teruel los 19, algo que no se veía desde 1986.

El mercurio también se ha disparado en Zaragoza durante días y se han registrado temperaturas más altas incluso que en algunas ciudades del Golfo Pérsico.

En Burgos también se superó este viernes el record absoluto de temperaturas en junio con 38,8 grados. Algo menos que en Pamplona, donde se alcanzaron los 40,5 grados.

Los 43,6 ºC de Artés, nuevo récord histórico de calor en junio en Cataluña

Los 43,6 ºC registrados a las 17:00 horas de la tarde del viernes en la estación meteorológica de Artés (Barcelona) han supuesto un nuevo récord histórico de calor en un mes de junio en Cataluña, que está sufriendo la ola de calor más intensa de su historia.

Según datos del Servicio Meteorológica de Cataluña (Meteocat), este viernes se ha alcanzado el punto álgido de este episodio histórico de calor, aunque las temperaturas se mantendrán muy altas hasta el domingo, cuando se espera que empiecen a descender paulatinamente hasta alcanzar los valores normales para la época.

El Meteocat nunca había emitido un mapa de avisos de Situación Meteorológica de Peligro del grado 6, el máximo previsto en esta escala para todas las comarcas de Cataluña.

El Observatorio Fabra de Barcelona también ha registrado la temperatura máxima de un mes de junio con 37,4 °C, aunque no ha superado los registros máximos de un verano que se midieron el 6 y 7 de julio de 1982, con 39,8 °C y 39,6 °C respectivamente, y el 13 de agosto de 2003, con 38,4 °C, que fue uno de los veranos más calurosos y con más víctimas de las últimas décadas.

Otras localidades que han sufrido un calor sofocante con máximas históricas han sido Vinebre (Tarragona), donde quema un gran incendio forestal iniciado hace dos días, con 43,5 °C, la misma temperatura que han registrado los termómetros de el Pont de Vilomara (Barcelona), Castellbisbal (Barcelona), y Fornells de la Selva (Girona).

En la capital de Girona la canícula también ha sido asfixiante con una máxima de 43,3 °C, mientras que en Sant Salvador de Guardiola (Barcelona) el termómetro se ha parado en los 42,9 °C y en Alcarràs (Lleida) en 42,8 °C.

También se han alcanzado los 42 °C en Lleida, Vic (Barcelona), Olot (Girona), Solsona (Lleida), Tremp (Lleida) o Falset (Tarragona), mientras que en Sabadell (Barcelona), Terrassa (Barcelona), Banyoles (Girona) o Tàrrega (Lleida) han superado los 41

En todas las estaciones automáticas de medición meteorológica del Servicio Meteorológico de Cataluña, con más de 30 años de antigüedad, el valor más alto de temperatura que habían registrado hasta hoy eran 43 °C en Banyoles (Girona) y en Artés (Barcelona), en julio de 2015.

También las temperaturas mínimas han batido récords históricos para un mes de junio, con una noche tropical (más de 20 °C) en toda Cataluña, y que ha sido excepcionalmente cálida en lugares elevados debido a la inversión térmica, como por ejemplo en la estación meteorólogica de Montserrat-Sant Dimes, situada a 916 metros de altura, donde esta noche el termómetro no ha bajado de los 27,6 °C.