En numerosas provincias españolas siguen sin acostumbrarse a las altas temperaturas que han sacudido al país.

La ola de calor ha provocado que la gente tenga que emplear diferentes recursos para hacerle frente. Pasar el día en la playa o la piscina, utilizar paraguas, sombreros y el agua para refrescarse, han sido los recursos más repetidos e indispensables, durante los últimos días.

El termómetro bajará en torno a 2-7ºC, aún así, 13 provincias todavía continúan en aviso.

Aunque las altas temperaturas nos acompañarán durante todo el verano, podemos ir diciendo adiós a la ola de calor, que abandonará España a lo largo de la semana que se nos presenta.