Cada año, más de 10.000 españoles viajan a Turquía para someterse a un trasplante capilar en alguna de sus 350 clínicas. Por uno 2.000 euros, el cliente tiene un pack completo: operación, vuelo y hotel.

Para responder a este fenómeno, Madrid ha bajado el precio del injerto capilar para frenar los efectos de la 'meca del pelo'. "Al ver que los precios bajan, el cliente opta más por la seguridad y la confianza", explica la dermatóloga Cristina Hoyos.

El marketing y la fijación de precios competitivos han sido algunas de las claves para atraer clientes en la capital española. Actualmente, en Madrid, el folículo cuesta menos de un euro.

El aumento de este tipo de negocio se nota si lo comparan: Si hace diez años había en la capital diez clínicas de implantes de pelo, ahora hay más de 40. "Nosotros garantizamos al cliente revisiones periódicamente para controlar la evolución del cabello", afirma Luis Daniel Medina, médico clínico.

La intervención quirúrjica consiste en quitar el pelo de la parte de atrás e implantarlo donde sea necesario. Es una operación sencilla, poco invasiva. En Turquía están subvencionadas por el Gobierno para atraer turismo y lo están consiguiendo. Pero es difícil reclamar si sale mal: "Me han dañado la zona donante", confiesa un paciente afectado.

Por ello, muchas prefieren quedarse aquí para cambiar de imagen y decir adiós a la alopecia.

Te puede interesar:

'Espejo Público' revela el presunto implante de pelo de Santiago Abascal y la regeneración capilar de Albert Rivera

Cristiano Ronaldo inaugura su clínica capilar en Madrid: "Quiero ayudar a los españoles y a la economía española"

Un club de tenis de Huelva celebra un torneo y regala un trasplante capilar al ganador