La Audiencia Provincial de Pontevedra ha condenado a seis meses de orden de alejamiento y dos meses de prisión a una madre por darle una bofetada a su hijo de 10 años.

Venían de una competición deportiva y el menor tenía el cuerpo lleno de barro. Su madre le obligaba a meterse en la ducha y el niño se negaba, ante esto, le dio dos bofetadas.

Ella asegura que nunca ha pegado al niño, pero que ese día, el menor le sacó de sus casillas. Según ella, el exmarido aún dolido por la separación aprovechó el incidente para denunciarle.

La madre lleva 4 meses sin ver a su hijo y durante este tiempo se han enviado fotos y mensajes.