120.00

Publicidad

Narcotráfico

La Guardia Civil desmantela en Menorca dos laboratorios de fabricación artesanal de anfetaminas

La droga se comercializaba por internet y se distribuía a toda España por paquetería. Se han intervenido 10 kilos de estupefacientes ya elaborados y productos químicos para fabricarlos. Según la Guardia Civil, gran parte de este material es potencialmente explosivo.

La Guardia Civil ha desmantelado en Menorca dos laboratorios que fabricaban artesanalmente drogas sintéticas. La operación, denominada 'Erlenmeyer' ha acabado con la detención de una única persona, acusada de fabricar y distribuir las anfetaminas.

El primer laboratorio descubierto en la operación se encontraba en una casa aislada de la localidad menorquina de Alaior. Cuando los investigadores localizaron a la persona responsable del laboratorio se dieron cuenta de que éste continuaba con la producción de las sustancias estupefacientes en un segundo laboratorio, ubicado en la localidad de Ciutadella.

Tras el registro, se ha descubierto que ambas instalaciones estaban preparadas con todos los utensilios y productos propios de un laboratorio químico, donde se elaboraban anfetaminas para su posterior distribución.

Entre los objetos incautados, la Guardia Civil ha hallado todo tipo de artilugios para fabricar la droga: tubos de ensayo, matraz, probetas, embudos, refrigerante o tableteadoras. Asimismo, en las instalaciones había acetonas, ácido clorhídrico, éter, cloroformo o ácido acético. "La mayoría de ellos son muy peligrosos, ya que su uso incorrecto y sin las medidas de seguridad adecuadas pueden producir una explosión", han indicado desde la Guardia Civil.

También han apuntado que el traficante "tenía precarias condiciones de producción, lo que podría haber ocasionado daños en personas o viviendas adyacentes".

Distribución por paquetería

Una vez fabricada la droga sintética, el detenido la distribuía presuntamente a través de empresas de paquetería, y los paquetes llegaban a todo el territorio nacional.

Los consumidores contactaban con él a través de redes sociales y así le hacían los pedidos, un total de 500 contabilizados hasta el momento, aunque la cifra puede aumentar.

Publicidad