Los siete padres de siete niñas del Club Tazmania de los Realejos, en Tenerife, querían demostrar y reconocer a sus hijas el esfuerzo que supone la práctica de la Gimnasia Rítmica.

Les presentaron en la gala de final de curso como un equipo procedente de Rusia y su aparición en el tapiz fue toda una sorpresa para el público y también para sus propias hijas. Habían estado ensayando- a escondidas de ellas- dos horas durante cinco días.

"La grada se puso de pie " dice uno de los padres. Dicen que no se esperaban tanto éxito ni que su vídeo se esté viendo en países como Ucrania, Rusia y China.

Querían ponerse en la piel de sus hijas "saber lo que ellas sienten, el esfuerzo " y "ver lo sacrificado que es".

La experiencia les ha gustado tanto que no descartan una nueva coreografía junto a sus hijas.