En 1981 la etarra Natividad Jáuregui acabó con la vida del Teniente Coronel Ramón Romeo. Tras el asesinato se refugió en Bélgica, país que negó su extradición argumentando que España podía violar sus derechos.

La familia del militar acudió al despacho de abogados Salama García Blanco que presentó una demanda contra Bélgica. Ahora, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dado la razón a los familiares del coronel y han condenado a Bélgica por no cooperar, a indemnizar a los descendientes del militar.

Pese a la resolución, los hijos del Teniente Coronel, siguen pidiendo que la etarra sea juzgada.