121.002500

Publicidad

Naturaleza

La desoladora imagen del antes y el después del incendio en Almonaster la Real (Huelva)

España tiene uno de los patrimonio medioambiental más ricos y variados del planeta, con más de un centenar de especies de árboles diferentes. Los incendios, el cambio climático, las enfermedades biológicas o el excesivo contacto con los humanos son las amenazas más importantes que se ciernen sobre la naturaleza.

En resumen

  • "Muchas personas se creen que en Asturias, la Cordillera Cantábrica, ahí viven los bosques más genuinos. Pues no es cierto: los hay allí, pero también los hay en el sur"

El terrible incendio ha cambiado por completo el paisaje de la sierra en Almonaster la Real, en Huelva. Desde el aire se puede apreciar la desolación de 17.000 hectáreas que antes eran de una enorme riqueza ecológica y ahora son, simplemente, cenizas. La verde serranía ahora es un enorme paraje negro.

Los incendios causan daños irreparables en zonas de alto valor ecológico. El fuego no es la única amenaza del patrimonio medioambiental de nuestro país, uno de los más ricos y variados del planeta. Un centenar de especies de árboles pueblan nuestra geografía.

"Muchas personas se creen que en Asturias, la Cordillera Cantábrica, ahí viven los bosques más genuinos. Pues no es cierto: los hay allí, pero también los hay en el sur. Estamos hablando de Cazorla, como bosques milenarios, pinares milenarios, incluso en el interior de Almería, en la Alpujarra almeriense donde hay bosques muy interesantes", explica Emilio Blanco Castro, de la asociación ARBA

Sobre esta riqueza medioambiental se ciernen numerosas amenazas: "Las más graves serían el cambio climático, los incendios y el tema de las enfermedades biológicas de hongos unidas a las ataques de los insectos", explica.

En España hay cerca de 2.000 espacios protegidos entre parques nacionales, reservas y monumentos naturales. Árboles que por antigüedad o por porte tienen un valor especial. Un ahuehuete procedente de México es el árbol más longevo de Madrid y está a punto de cumplir 400 años, ya que fue plantado en 1630 aproximadamente. Cuatro siglos en los que ha sobrevivido a guerras y a todo tipo de vicisitudes, que hace que tenga una protección especial, un honor reservado a unos 2.000 ejemplares en nuestro país.

"Hay árboles que se han datado en el mil y pico, otros que se cree que pueden superar los 3.000 años. Fijaros lo que supone un patrimonio de unos árboles que pueden vivir tanto tiempo", añade Emilio Blanco Castro.

Algunos árboles mueren 'de éxito' ya que son las visitas masivas las que están acabando con unos ejemplares irreemplazables.

Publicidad