NATALIDAD PUEBLOS TODO

Lantz, el pueblo navarro al que no le preocupa la crisis demográfica: de los 160 habitantes 30 son niños

La crisis demográfica que estamos viviendo es tan grave que, a día de hoy, un pueblo se convierte en noticia porque tiene niños.

Publicidad

Dos imágenes y las dos caras de la moneda. A la izquierdada, Cubillo de Ojeda, en Palencia, donde solo vive un niño. A la derecha, la excepción. Un pueblo de Navarra, Lantz, cuenta con más de 30 niños entre una población de 160.

Estamos en Cubillo de Ojeda, un pueblo montañoso de Palencia donde solo viven 3 personas. José Luis, que se dedica al pastoreo, su mujer, María y su hijo.

Si nadie pone remedio, Daniel que tiene 6 años, podría pasar a la historia como el último cubillejo.

Los compañeros de juegos de Daniel son los animales de la granja. Y a 350 kilómetros, en el pueblo de Navarra se vive una primavera demográfica poco frecuente en España.

La cuarta parte de sus 160 vecinos, aún no ha cumplido los 14 años. Y hay dos bebés a punto de nacer. Lantz está cerca de Pamplona, no tiene paro, la calidad de vida es alta y muchos jóvenes decidieron quedarse aquí.

Sin duda Lantz parece un lugar idílico para formar una familia, pero no lo intenten, no quedan viviendas libres.

Dos imágenes y las dos caras de la moneda. A la izquierdada, Cubillo de Ojeda, en Palencia, donde solo vive un niño. A la derecha, la excepción. Un pueblo de Navarra, Lantz, cuenta con más de 30 niños entre una población de 160.

Estamos en Cubillo de Ojeda, un pueblo montañoso de Palencia donde solo viven 3 personas. José Luis, que se dedica al pastoreo, su mujer, María y su hijo.

Si nadie pone remedio, Daniel que tiene 6 años, podría pasar a la historia como el último cubillejo.

Los compañeros de juegos de Daniel son los animales de la granja. Y a 350 kilómetros, en el pueblo de Navarra se vive una primavera demográfica poco frecuente en España.

La cuarta parte de sus 160 vecinos, aún no ha cumplido los 14 años. Y hay dos bebés a punto de nacer. Lantz está cerca de Pamplona, no tiene paro, la calidad de vida es alta y muchos jóvenes decidieron quedarse aquí.

Sin duda Lantz parece un lugar idílico para formar una familia, pero no lo intenten, no quedan viviendas libres.

Publicidad