En verano, además de llevar bañador y la sombrilla, no nos separamos del móvil. "En los bolsillos del bañador te cabe el teléfono", afirma un joven.

El teléfono móvil se ha convertido, aproximadamente para el 15% de los españoles, en algo más que un teléfono, ahora también se trata de un dispositivo con el que puedes realizar pagos sin necesidad de dinero en efectivo ni tarjeta.

Algunos afirman que solo salen de casa con las llaves y el móvil y "no necesito nada más" porque "por donde vayas es mucho más cómodo usar el móvil", afirma un hombre.

Usar el teléfono para pagar es un gesto bastante sencillo, simplemente hay que acercar el móvil al terminar "recibes la confirmación y tienes la seguridad de que el pago se ha hecho y la aplicación del móvil recoge toda la información", asegura Javier Tomé, director de Experiencia Digital del Banco Santander.

Aunque hay un 72% que sigue utilizando la tarjeta de tarjeta, lo cierto es que los pagos con el móvil no dejan de crecer. "Se ha pasado en el último año a duplicar las tasas de pago a través del móvil y ya estamos en tasas en torno al 5% de la facturación total", afirma el director de pagos y consumo del banco Santander, Gabriel Castañón.