Publicidad

La Audiencia Provincial juzga a un funcionario del Centro Penitenciario Madrid-I, de Alcalá de Henares, acusado de abusar sexualmente hace cuatro años de una reclusa, a la que a cambio ofreció un puesto de trabajo remunerado en dicha prisión. El funcionario ha negado tajantemente los hechos ante el juez. 

José María L.C., funcionario del Cuerpo de Ayudantes de Instituciones Penitenciarias, y que desempeñaba el cargo de jefe de mantenimiento del citado centro en el momento de los hechos, acaecidos entre junio y julio de 2006, se enfrenta a nueve años y seis meses de prisión, según la petición del fiscal.

El Ministerio Público le acusa de un delito continuado de negociaciones y actividades prohibidas a los funcionarios y abusos en el ejercicio de su función, otro de abuso sexual y un tercero de amenazas.

Otra reclusa, acusada de intermediaria
En la vista oral también será juzgada la ciudadana mexicana Eva Marta M.V., interna en Madrid-I por un anterior delito, y para quien la fiscalía pide una condena de siete años y tres meses de cárcel por ser la persona que sirvió de intermediaria para "satisfacer los instintos libidinosos" del acusado.

La víctima, Frida V.S., también mexicana, fue conducida hace cuatro años por Eva Marta M.V. al economato de la prisión donde esperaba el funcionario, quien mantuvo relaciones con ella tras ofrecerle un puesto de trabajo, lo que finalmente no sucedió.

El acusado, que tiene ahora 62 años de edad, volvió a requerir relaciones sexuales a la víctima pero ésta se negó y le pidió que la dejara tranquila.

El escrito provisional del fiscal concluye relatando que el 27 de marzo de 2007 Frida recibió en su celda una nota manuscrita de Eva Marta en la que la amenazaba con "accidentes" si contaba lo ocurrido.