Violaciones

Justicia prepara un protocolo para perseguir a los violadores que utilizan la 'sumisión química'

El Ministerio de Justicia está preparando un protocolo para la toma y custodia de muestras que pueden ayudar a perseguir a posibles agresores. Los institutos de medicina legal recibirán una guía con todos los detalles.

Prohibida la venta de alcohol en Murcia entre las 22:00 y las 06:00 horas

Antena 3 Noticias Prohibida la venta de alcohol en Murcia entre las 22:00 y las 06:00 horas

Publicidad

Durante los últimos años han aumentado las violaciones a mujeres con la llamada sumisión química. Una de cada cuatro fueron agredidas sexualmente después de anular su voluntad con algún tipo de droga. Ahora mismo, la Policía busca a dos supuestos violadores de una joven en un parque de Vigo.

Uno de cada cuatro casos de violencia sexual analizados por el instituto de toxicología en 2020 incluía algún tipo de droga para anular la voluntad, en total, el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses ha contabilizado 2.054 agresiones sexuales en 2020.

520 víctimas de las más de 2.000 contabilizadas se caracterizaron por ser violadas mediante sustancias químicas que anulan la voluntad. Estos datos han puesto en alerta al Ministerio de Justicia, que prepara un protocolo para la toma y custodia de muestras que pueden ayudar a perseguir a posibles agresores. Los institutos de medicina legal recibirán una guía con todos los detalles en los próximos meses.

Hay dos tipos de sumisión química, la más habitual es la 'oportunista', cuando el agresor se aprovecha de que la víctima está en un estado de falta de voluntad o desinhibición porque ha consumido alcohol o drogas, según explica Antonio Alonso, director del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses.

Por otra parte, el segundo tipo más extendido es la 'sumisión premeditada': es el agresor quien proporciona a la víctima sin su consentimiento alguna sustancia, habitualmente en la bebida que está consumiendo. Otro dato concluyente es que la mayoría de lo que se localiza en el cuerpo de las víctimas es una mezcla de sustancias: alcohol y fármacos (32%), drogas y alcohol (38%) o los tres tipos, drogas, alcohol y fármacos (30%).

La sumisión química, habitual en España

La Policía Nacional detectó en noviembre la circulación de la llamada 'droga de las violaciones' en varias zonas de ocio de Sevilla. Esta droga permite a los abusadores hacer lo que se conoce como sumisión química y se está extendiendo en España.

El perfil de las víctimas que sufren sumisión química suele ser el de una mujer joven que ha consumido bebidas alcohólicas y que se despierta en un lugar desconocido

Publicidad