43.007833

Publicidad

Viuda negra de Patraix

El jurado considera culpable a la 'viuda negra de Patraix' y al que fue su amante del asesinato del marido de ella

El jurado considera culpable a Maje conocida como la "Viuda negra de Patraix" y a su amante Salvador Rodrigo La Piedra por el asesinato del marido de ella. Ha habido unanimidad en todos los miembros de jurado a la hora de emitir el veredicto.

El jurado popular han considerado culpables por unanimidad tanto la viuda negra de Patraix como el que entonces era su amante, Salvador La Piedra, del asesinato del marido de ella, Antonio Navarro, en la localidad valenciana de Patraix en agosto de 2017, tras más de diez días de juicio en la Audiencia Provincial de Valencia.

El jurado ha declarado probado que ambos planificaron el crimen de la víctima. Considera acreditado que la acusada facilitó las llaves del garaje donde ocurrieron los hechos e información precisa al otro acusado, con quien mantenía una relación sentimental, para que acabara con la vida de su esposo a cuchilladas.

El jurado, también por unanimidad ha considerado como atenuantes para Salvador, el ex amante de Maje, que indicó a los policías dónde estaba el arma, reconoció que los dos habían planificado muerte Antonio y que quiso donar su plan pensiones a la familia Antonio, para reparar el daño.

La Fiscalía pide 22 años de prisión para ella, por el agravante de parentesco, y 18 para él. Ambos trabajaban en el mismo hospital, ella como enfermera, él como auxiliar.

Además solicita indemnizaciones de 250.000 euros para los padres y el hermano del fallecido.

El relato del Ministerio fiscal

El Ministerio Público nunca dudó de que Maje y Salva planificaron paso a paso el asesinato del marido de ella. "En los días previos a la fecha acordada, el acusado se ausentó de Valencia con su familia" -estaba casado y tiene una hija-, mientras que, la noche anterior, ella envió un whatsapp a su marido explicando que estaría de guardia en el hospital en el que trabajaba como enfermera y, por tanto, dejaría libre la plaza de aparcamiento en el garaje.

De ese modo se aseguró de que él aparcara en el lugar en donde, a la mañana siguiente, le estaría esperando su cómplice.

Antonio aparcó su coche de empresa en la noche del 15 de agosto. A la mañana siguiente, "siguiendo el plan convenido con la acusada", Salvador entró en el garaje muy temprano con una mochila donde llevaba un cuchillo, unos guantes y una toalla.

Cuando Antonio acudió a la plaza para recoger el vehículo -en torno a las 7.40 horas- se vio sorprendido por el ataque del acusado, quien "salió de su escondite, le abordó rápida y sorpresivamente esgrimiendo el cuchillo y, estando frente a él, se lo clavó repetidamente en seis ocasiones".

Las heridas en el corazón y los pulmones provocaron la muerte a la víctima en el instante. A continuación, Salva fue a un trastero que utilizaba en Valencia, se cambió de ropa y la tiró a un contenedor.

Siguiendo con el relato del fiscal, sobre las 13.30 horas del mismo día, antes de que fuera descubierto el cadáver, "los dos acusados se reunieron más de una hora en el domicilio de Valencia de una hermana de la acusada, ausente en esos días. Allí el acusado le relató los detalles de la acción homicida".

El cuerpo de Antonio lo encontró un usuario del aparcamiento dos horas más tarde.

Tras el veredicto del jurado, el juicio ha quedado visto para sentencia.

Publicidad