La jueza desestimó hace unos días el informe del dueño de la finca de Totalán en la que murió el pequeño Julen, de dos años, en el que se establecía que el niño habría muerto como consecuencia de una piqueta.

El abogado del dueño de la finca, por su parte, recurrió esta decisión y ahora la jueza tumba la petición de nuevas pruebas en respuesta a ese recurso.

La Fiscalía pide que el informe que la jueza rechaza se envíe a los forenses porque ellos quieren tenerlo antes de firmar la autopsia definitiva.

También te puede interesar

El padre de Julen: "Nos tenían engañados: pasaron 4 horas desde que encontraron a mi hijo hasta que me lo dijeron"

La primera entrevista del padre de Julen: "Cuando oigo la voz de un niño se me cae el alma al suelo, no salimos de casa"