Tenerife

Un jubilado de 67 años de Tenerife vive en una casa en ruinas y a punto de que el techo se le caiga encima

Humedades, con grietas en las paredes y el techo cayéndose a trozos. Esta es la situación infrahumana en la que vive este vecino de Granadilla de Abona, en Tenerife.

Publicidad

Jorge tiene 67 años y sufre una discapacidad física desde hace años debido a que sufrió un accidente en 1990. En su estado tampoco puede hacer ningún tipo de esfuerzo físico. Además, la situación en la que vive es infrahumana, en una casa prácticamente inhabitable: llena de humedades, con grietas en las paredes y el techo cayéndose a trozos.

Este vecino del municipio de Granadilla de Abona, en el sur de Tenerife, asegura que esta situación no solo le afecta a su salud física, sino también a su salud mental. Y es que, insiste con desesperación, "vivo con la incertidumbre y el temor de que, de un momento a otro, la casa se me caiga encima".

"El agua corre como auténticas cascadas por las paredes"

"Cuando llueve", relata Jorge, "cae más agua dentro de la vivienda que fuera. El agua corre como auténticas cascadas por las paredes". Ante esta situación, se le mojan los muebles y hasta la cama.

La humedad ha provocado la aparición de enormes grietas en el techo. Es tal su desesperación que, incluso, ha pensado montar una tienda de campaña en el patio y dormir ahí, fuera de su propia casa, por miedo al derrumbe de la vivienda.

Solo le ofrecen 'parches' como solución

En numerosas ocasiones, Jorge ha pedido ayuda al Ayuntamiento, pero asegura que lo que le han ofrecido es solo una solución a modo de 'parche', que no pondría fin a una situación límite para él. Mientras llega una respuesta definitiva, este jubilado solo puede mirar con desesperación hacia arriba, con la esperanza de que no ocurra una desgracia.

Publicidad