Juana Rivas ha anunciado que seguirá luchando porque esta sentencia "no va contra ella, sino contra sus hijos". El juez italiano a cargo del caso de Rivas ha decidido dar la custodia exclusiva al padre, reconociendo un régimen de visitas limitadas a fin de semanas alternos, vacaciones de verano y navidad a la madre.

Además, Rivas tendrá que ayudar con una manutención de 300 euros mensuales más el 50% de gastos extraordinarios. Según el juez, Juana ha mostrado "una gran capacidad manipuladora en la relación con los menores" y "muestra un funcionamiento psíquico gravemente patológico, asociado a una desorganización mental".

Mientras Juana Rivas sigue en Cagliari, capital de Cerdeña, sus abogados preparan la estrategia para evitar su ingreso en prisión por la condena de un tribunal granadino a cinco años de cárcel por el 'secuestro' de sus hijos en 2017. "Hasta el último aliento que tenga voy a luchar por mis hijos, no los voy a dejar desamparados en las manos de un maltratador y voy a luchar hasta el último momento", ha declarado.

Te puede interesar...

La Audiencia de Granada confirma la condena de cinco años de cárcel para Juana Rivas

Juana Rivas despide a su abogado tras sus declaraciones en 'Espejo Público': "La confianza se rompió cuando le aconsejé entregar a los niños"