100.010500

Publicidad

Ayuda humanitaria

Juan Miguel Gutiérrez, un cura para 45 pueblos de Burgos

El párroco Juan Miguel Gutiérrez gestiona ayuda humanitaria, proyectos para niños y jóvenes e incluso está implicado en la restauración de un monasterio en ruinas.

Para Juan Miguel Gutiérrez los días comienzan a eso de las seis de la mañana y no terminan hasta más allá de las once de la noche. Él quería ser cura en un pueblo y terminó siéndolo en 45 debido a la realidad actual de la iglesia y la falta de vocación.

"Vine con ganas, vine con ilusión, y sobre todo, una característica que tiene que tener aquella persona que quiera venir a los pueblos son las ganas de aprender, porque de nuestros pueblos y de nuestra gente hay mucho que aprender", asegura el párroco.

Además, Juan Miguel no se limita a la actividad puramente litúrgica y pastoral, sino que es el delegado de Cáritas en la comarca y gestiona la atención a personas vulnerables.

Hace varios años también creó un proyecto de apoyo a la infancia y la juventud: "Intentamos paliar tanto la pobreza que a veces tenemos como territorio y a la vez trabajamos con chavales en situación de riesgo".

Juan Miguel Gutiérrez es una de tantas personas que están mostrando toda su solidaridad durante esta crisis generada por la pandemia de coronavirus.

Publicidad