Niñas Tenerife

Juan Machín: "Es imposible que el cuerpo del padre de las niñas de Tenerife, Tomás Gimeno, aparezca en una playa"

Juan Machín, experto en actividades subacuáticas y sargento de la Guardia Civil, explica cómo pudo hundirse Tomás Gimeno, padre de las niñas de Tenerife tras acabar con la vida de sus hijas Anna y Olivia y en qué situación puede estar el cuerpo.

Últimas palabras de Tomás Gimeno a su novia antes de desaparecer con las niñas en Tenerife

Publicidad

Juan Machín, experto en actividades subacuáticas y sargento de la Guardia Civil considera que "si la hipótesis que mantiene la Guardia Civil sobre Tomás Gimeno es cierta, su cuerpo jamás será encontrado", se habría hundido tras asesinar a las niñas de Tenerife, Anna y Olivia, y explica por qué será complicado encontrar su cuerpo.

La investigación sobre el asesinato de las niñas Anna y Olivia en Tenerife a manos de su padre, Tomás Gimeno, sigue abierta por parte de la Guardia Civil aunque las dificultades para poder seguir rastreando los fondos han provocado que finalice la búsqueda con el buque oceanográfico Ángeles Alvariño. La Guardia Civil mantiene como principal hipótesis que Gimeno acabó con la vida de sus dos hijas y después se suicidó hundiéndose también en el océano.

"La propia orografía del fondo marino ha provocado que el ROV se haya quedado enganchado en varias ocasiones en alguna roca. Una de las veces tardaron más de una hora en recuperarlo con riesgo de perderlo definitivamente"

Según los investigadores, Tomás Gimeno pudo haber usado dos botellas de aire comprimido que le ayudaron a bajar con más rapidez para no poder ascender una vez se le acabara el oxígeno, ayudado por el lastre de un cinturón de plomos. Un elemento que los científicos del buque oceanográfico y los investigadores de la Guardia Civil han buscado sin descanso durante un mes completo en las profundas aguas de Tenerife.

Una búsqueda "espectacular"

Juan Ortega Machín, sargento de la Guardia Civil, ha valorado la actuación de los participantes de esta búsqueda como "espectacular. Por un lado la eficiencia de la guardia civil y por otro los medios tecnológicos del buque Angeles Alvariño, tanto por el material técnico como por su personal. "Ha sido una combinación bestial con la que han logrado un hito mundial que sienta un precedente en la investigación".

A pesar de los problemas que han tenido con los instrumentos del barco, la búsqueda prácticamente no ha parado. Se han rebasado los límites normales del mantenimiento de unos materiales que, aunque están preparados para este trabajo, requieren de un control y revisión continuo por el desgaste que sufren. De hecho en un mes han hecho más horas que en medio año de trabajo normal y eso se nota en los equipos.

"A esa profundidad pudo notar la descompensación en los oídos pero casi con seguridad no sufrió obnubilación a causa de la narcosis porque en caídas tan rápidas no da tiempo"

Según Machín el robot ROV les ha dado varios sustos importantes. "La propia orografía del fondo marino ha provocado que el ROV se haya quedado enganchado en varias ocasiones en alguna roca. Una de las veces tardaron más de una hora en recuperarlo con riesgo de perderlo definitivamente".

¿Podría aparecer Tomás Gimeno en una playa?

Para Juan Machín es absolutamente imposible de que el cuerpo del padre de las niñas de Tenerife aparezca "porque a la profundidad a la que supuestamente cayó las mareas no lo desplazan". Teniendo en cuenta la principal hipótesis de la Guardia Civil, Gimeno se tiró con el cinturón de plomos y ayudado de las dos botellas de aire comprimido pudo bajar respirando a unos 40 o 50 metros.

"A esa profundidad pudo notar la descompensación en los oídos pero casi con seguridad no sufrió obnubilación a causa de la narcosis porque en caídas tan rápidas no da tiempo". Según Machín el cuerpo cae "a plomo" directamente al fondo del mar y si lo hizo en un fondo fangoso es probable que quedara cubierto de lodo. A esas profundidades la temperatura del agua oscila entre los 2 y los 4 grados, una temperatura que retrasa "un poco" la descomposición pero no la frena.

El experto en rescates en el mar añade que "desde que un cuerpo muerte comienza la acción bacteriológica que provoca gases pero al estar a tanta profundidad, más de 1.000 metros, estos gases no se expanden porque están sometidos a gran presión, lo que provoca que el cuerpo no flote". Por eso cree que no hay ninguna posibilidad de que ese cuerpo aparezca en el futuro en ningún sitio. "Ni siquiera si el cuerpo se hubiera quedado flotando porque, en ese caso, ya tendría que haber aparecido y de no ser así, la fauna marina también ha hecho su trabajo y lo reduce a un esqueleto que se va al fondo y desde esa profundidad no subiría jamás".

La investigación sigue abierta aunque las posibilidades de encontrar nuevos indicios es ya mínima.

Publicidad