La locura de los selfies en busca de la mejor fotografía ha llevado a un joven a jugarse la vida en una carretera de Fuerteventura. Con el móvil en mano, el hombre no dudó en abrir la puerta trasera del coche en el que viajaba y sacar medio cuerpo fuera para grabarse con la mejor vista del paisaje.

La locura de la escena llevó a los pasajeros del coche que le seguía a grabar la situación. Desde este vehículo, los testigos filmaron el velocímetro que marcaba más de 75 kilómetros por hora. Al terminar su arriesgada acción, el joven volvió a introducirse como pudo en el coche.

También te puede interesar...

Aumenta el número de personas que han muerto haciéndose un selfie

Un conductor, 'pillado' haciéndose selfies y circulando a 150 km/h