Pensión alimenticia

Un joven de 23 años pierde por 'mal estudiante' la pensión alimenticia de su padre

La jueza del caso ha revocado la pensión alimenticia de 350 euros mensuales al padre del joven y también la pensión compensatoria de 450 euros a su expareja.

Joven de 23 años pierde por 'mal estudiante' la pensión alimenticia de su padre en Asturias

Getty Images Joven de 23 años pierde por 'mal estudiante' la pensión alimenticia de su padre en Asturias

Publicidad

Una jueza del municipio asturiano de Laviana ha eximido a un padre de seguir abonando la pensión alimenticia de 350 euros al mes a su hijo de 23 años. La magistrada ha considerado que el padre no está en el deber de mantener al joven indefinidamente por ser un "mal estudiante" y que a la edad de 23 años no tenga interés alguno de formarse laboral o académicamente.

Alfredo García Montes, abogado del padre presentó el 29 de marzo una demanda de modificación sobre las medidas que se adoptaron cuando se produjo el divorcio. Las medidas adoptadas fueron las dos pensiones impuestas al cliente de García Montes.

Con esta orden, el padre está libre de otorgar la pensión alimenticia al hijo. El juicio ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Laviana se celebró el 10 de noviembre. El padre ha obtenido la razón y se le ha anulado el pago de la pensión compensatoria de 450 euros a su exmujer y la alimenticia de 350 a un hijo con el que no tenía relación.

El padre sugirió en la primera vista oral del juicio la recuperación del domicilio y poner fin a la pensión compensatoria a la mujer tras conocer que convivía junto a una nueva pareja y su hijo desde octubre de 2019. En aquella demanda además pedía el fin de la pensión alimenticia a su hijo ya que éste era mayor de edad. A esto le sumó que el hijo no presentaba indicio alguno de continuar estudiando o de intentar formarse para el mundo laboral.

Un mal estudiante a la espera de un grado superior

Tanto la madre como el hijo admitieron en la defensa que la retirada de la pensión compensatoria ha sido justa. Sin embargo, exigieron el mantenimiento alimenticio para el hijo. Argumentaron que no había tenido posibilidades de incorporarse al mercado laboral pese a tener 23 años. Añadieron que el joven se está formando académicamente habiendo estudiado un grado medio de Microinformática y actualmente está a expensas de la matriculación de un ciclo formativo de grado superior en Edificación y Obra Civil.

Para la jueza del caso, no consta que el joven se haya inscrito en el Servicio Público de Empleo del Principado (SEPEPA) para buscar un empleo y poder abordar el mundo laboral por lo que no da credibilidad a la versión del chico de 23 años.

El domicilio conyugal no cambiará

La pensión alimenticia del padre ha sido revocada ya que estima que es incapaz de poder seguir manteniendo a su hijo por el hecho de ser "mal estudiante".

La resolución judicial mantiene el uso de la vivienda conyugal a la exmujer para continuar viviendo junto a su hijo y su nueva pareja.

Publicidad