79.999833

Publicidad

Coronavirus

José María, hijo de una fallecida durante el coronavirus en una residencia: "Es una masacre. Han dejado morir a las personas"

Médicos sin Fronteras ha realizado un informe sobre la mala gestión en las residencias durante el coronavirus que ha provocado la muerte de cerca de 30.000 ancianos.

Decenas de personas perdieron a algún familiar en las residencias de ancianos durante el coronavirus. Médicos sin Fronteras advierte de que el riesgo de que la pandemia vuelva a cebarse con estos centros no ha bajado. Denuncian que siguen sin estar preparados, que faltan personal, medios y formación.

En un duro informe la ONG señala el abandono de los mayores durante el coronavirus. Se estima que un 70% de los fallecidos de coronavirus lo han hecho en residencias de ancianos y que a un 45% se le negó el traslado a un centro hospitalario.

Una residencia convertida en un infierno. En el centro de Bertrán i Oriola, en Barcelona, de 92 residentes fallecieron 21, aunque los familiares indican que han sido 42.

Una de ellas la madre de José María. Los familiares denuncian a la dirección del centro por mala gestión. Solo cinco residentes no se contagiaron, entre ellas la madre de Mónica.

Ahora, y tras actuar en 500 centros, Médicos sin fronteras resume con 'poco, tarde y mal' la actuación en las residencias.

Los principales problemas detectados son la falta de planes, de materiales de protección, de formación o de protocolos de cuidados y despedidas. Problemas, que aseguran, aún pendientes de resolver y que con el coronavirus se han llevado por delante a cerca de 30.000 personas en residencias.

Publicidad