247.893333

Publicidad

Coronavirus

José Augusto García, presidente de la SEGG, da las claves para el desconfinamiento de las personas mayores

El presidente de la Sociedad Española de Geriatría considera que "es muy importante" que los mayores "puedan salir del confinamiento domiciliario porque influye muy positivamente en su situación psicológica y física". Ha dado las claves de este desconfinamiento en Antena 3 Noticias.

Las autoridades insisten en que las personas mayores deben mantener el confinamiento por el coronavirus pero hay profesionales que reclaman un cierto alivio en esas restricciones.

José Augusto García, presidente de la Sociedad Española de Geriatría (SEGG), considera que "es muy importante" que los mayores "puedan salir del confinamiento domiciliario porque influye muy positivamente en su situación psicológica y física, y por lo tanto, ayudará a superar sus enfermedades crónicas".

En una entrevista en Antena 3 Noticias, ha afirmado que ese desconfinamiento tiene que realizarse "de forma controlada, parcialmente al inicio y de forma progresiva", unos tres conceptos "son muy importantes" y que ha explicado detalladamente:

  • De forma controlada, lo que quiere decir que "las autoridades sanitarias tiene que monitorizar que el desconfinamiento de las personas mayores no influye negativamente en su salud y, por tanto, no se incrementa el porcentaje de infecciones".

  • Parcialmente quiere decir que "inicialmente tendrán que salir si es posible de forma individual" o acompañados de una persona aquellos que lo necesitan "como los enfermos que tienen demencia o los que necesitan ayuda para poderse desplazar". No se podrá ir "en grandes grupos y en grandes aglomeraciones" y estas salidas se harán "durante un periodo de tiempo controlado".

  • De forma progresiva quiere decir que "empezamos así y poco a poco iremos saliendo en grupo, y después haremos grandes reuniones".

En cuanto a si la salida de los mayores se podrá hacer al mismo tiempo que la de los niños, el geriatra considera que se deberán mantener "franjas separadas". "Los niños son grandes transmisores de la enfermedad y tienen muy poca sintomatología", por lo que el "contacto de los niños con las personas mayores, especialmente con aquellas que tienen enfermedades crónicas, pueden suponer un problema" para los ancianos, ha explicado.

Publicidad