El detenido por el doble crimen de Susqueda relató a un compañero de celda cómo se produjo el asesinato. Espejo Público ha tenido acceso en exclusiva a la declaración del compañero de celda de Magentí. Asegura que el detenido se mostró muy nervioso en su primera noche en prisión y quiso narrarle cómo se produjeron los hechos.

Aseguró que fue con su hijos al pantano, porque éste tiene allí plantaciones de marihuana que él le ayudaba a mantener. Cuando llegaron él se fue a buscar agua y su hijo se quedó cuidando las plantaciones. Asegura que cuando regresó se encontró con los cuerpos sin vida de Paula y Marc. "Él me explicó que había disparado a Paula en la cabeza y a Marc por la espalda. Decidimos tirarlos al agua en la zona más profunda, un sitio que yo conocía. Les pusimos piedras para que no salieran a la superficie", relataba.

Asegura que asumió la culpabilidad de los crímenes porque se lo debía a su hijo, ya que años atrás había matado a su madre. "Cuando mi hijo fue detenido me pidió a gritos que le perdonara por los crímenes y por lo que había hecho, pero que después del sufrimiento que había padecido en el pasado porque yo asesiné a su madre, me tenía que comer el marrón de los crímenes porque él tenía mucha vida por delante y se lo debía", relató Magentí al preso.