Niñas Tenerife

Joaquín Amills: "Encontrar a Olivia dio a conocer lo que puede ser la mente de una persona por hacer maldad"

El Ángeles Alvariño cesa su actividad en la investigación, pero la familia mantiene sus esperanzas porque creen que existen otros medios posibles.

Publicidad

Cuando parecía que no se iba a saber nada sobre el caso de las niñas de Tenerife, el buque Ángeles Alvariño fue capaz de rescatar el cuerpo sin vida de Olivia. El portavoz de la familia, Joaquín Amills, ha reconocido este lunes en Espejo Público que este hecho ha permitido a todos "resolver gran parte de las incógnitas" y además "dio a conocer lo que llega a ser la mente de una persona así (Tomás Gimeno) por hacer maldad". Además, Amills ha relatado que, según le contó la propia Beatriz, el día que se encontró a Olivia era su cumpleaños.

La marcha del Ángeles Alvariño

El fin de la actividad del navío Ángeles Alvariño supone un nuevo giro en la búsqueda de las niñas de Tenerife. El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Santa Cruz de Tenerife autorizaba la semana pasada el cese de la búsqueda del barco debido a que lo consideran "inabarcable".

Esto no supone el fin de la investigación, porque como ya ha afirmado en reiteradas ocasiones en Espejo Público el presidente de SOS Desaparecidos, existen otros medios posibles, como submarinos privados, en los que ya se trabaja para trata de conseguir.

A pesar de este fin, Beatriz Zimmermann, la madre de Anna y Olivia, está "aprendiendo a sobrevivir", como ha reconocido Amills. A través de un comunicado, Beatriz ha agradecido la labor de los trabajadores en todo este tiempo y ha pedido que nunca nadie se olvide de sus hijas.

"Una búsqueda inabarcable"

El informe judicial del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), argumenta que "dadas las corrientes del fondo marino, no se puede asegurar que un cuerpo lastrado con un cinturón de buceo no se desplazara y llegara a otro lugar no determinado y fuera de la capacidad de búsqueda del Ángeles Alvariño".

Es por ello por lo que la instructora y el responsable de operaciones del buque concluyeron que era "imposible" continuar con el rastreo porque la búsqueda es "completamente inabarcable".

Los hallazgos del Ángeles Alvariño

El busque cesa su labor en la investigación tras haber sido capaz de recuperar el cuerpo sin vida de Olivia, la mayor de las niñas de Tenerife, el pasado 10 de junio. Previamente localizó una botella de oxígeno y una funda nórdica y posteriormente otras dos botellas de oxígenos pertenecientes a Tomás Gimeno, el padre.

Amills reconoció el pasado jueves en Espejo Público su desánimo por la marcha del barco, aunque se expresó profundamente agradecido por su labor durante todas estas semanas. "Esperábamos un segundo milagro, pero no se ha producido", explicó entonces y añadió que la marcha del navío "era algo que estaba en la mente de todos, aunque no era lo deseado".

Los hechos

Anna y Olivia desaparecieron el pasado 27 de abril cuando su padre, Tomás Gimeno, no las devolvió con su madre, Beatriz Zimmermann. Las cámaras de seguridad del puerto de Santa Cruz de Tenerife captaron la imagen de Gimeno ese día, pero las niñas no aparecen en el vídeo. Además, se puede apreciar en las imágenes que hizo hasta tres traslados distintos.

Esa misma noche, Beatriz denunció los hechos ante la Guardia Civil y un agente llegó a hablar con Tomás Gimeno por teléfono, al que pidió que devolviera a las niñas. Este, se burló en su respuesta y durante la noche mantuvo conversaciones con Beatriz, a quien aseguró que no volvería a ver a Anna y Olivia. Esa misma noche, Gimeno se despidió de sus familiares y amigos.

Desde entonces, comenzó la investigación del caso de las niñas de Tenerife. Los agentes registraron el domicilio de Tomás Gimeno en Candelaria, donde no encontraron restos biológicos. Además, su lancha se encontró a la deriva al día siguiente, el 28 de abril. El 30 de mayo, el navío Ángeles Alvariño se sumaría al caso de las niñas de Tenerife.