Juicio tren Alvia

El jefe de maquinistas estaba preocupado por los cambios de velocidad: "Era algo que no había visto nunca"

En la nueva sesión por el juicio del accidente del tren de Alvia en Angrois ha declarado el jefe de maquinistas y ha mostrado su preocupación por los cambios de velocidad en la zona en que se produjo el accidente.

El exjefe de maquinistas de Ourense alertó de la peligrosidad de la curva del accidente

El exjefe de maquinistas de Ourense alertó de la peligrosidad de la curva del accidente EFE

Publicidad

El jefe de maquinistas de la gerencia de Galicia de Renfe Operadora ha explicado este jueves en el juicio su preocupación por los cambios de velocidad de los trenes que circulan por la zona de la curva en la que se produjo el accidente en 2018. Ha añadido que en A Grandeira se produce un cambio de 200 a 80 kilómetros por hora.

Ha insistido en que esos cambios le preocupaban "como algo genérico". En concreto, sobre el punto en el que se produjo el accidente ha declarado que es algo que "no había visto nunca, un salto de 200 a 80, el más importante, y que coincidía con el cambio de ERTMS a ASFA".

De este modo, ha asegurado que también es un punto en que "se puede dividir la atención del maquinista". José Ramón Iglesias ha añadido que él pidió que se instalaran señales laterales para avisar de los cambios de marcha, pero que sin esas indicaciones los maquinistas son los responsables de cumplir con las limitaciones de velocidad.

"Hay que jugar mucho con la memoria y con la atención excesiva a tope, desde que se aumentaron las velocidades en toda la red ferroviaria", ha avisado. Iglesias, un año y medio antes de que se produjera el trágico accidente, avisó en un correo electrónico que la señal de reducir la marcha a 80 "de poco vale" porque era una señal tardía ya que "de no haber reducido previamente la velocidad, nada se podrá hacer ya". Del mismo modo, alertó de que no existía un "aviso previo" para controlar la velocidad.

En el juicio ha explicado que el maquinista solo tiene la única guía de un cuadro de velocidades y van sin más referencia de dónde se puede empezar a reducir la marcha. Además, ha sido tajante al decirle a uno de los abogados de la acusación que si las señalizaciones que él reclamaba se hubiesen instalado antes, la tragedia no se hubiese producido.

En el juicio por el accidente del Alvia solo hay dos personas juzgadas, el maquinista y el exjefe de seguridad de Adif. A los dos se les imputan 80 fallecimientos por imprudencia grave profesional, 145 lesiones por el mismo motivo, y un delito de daños.

Publicidad