Macrobotellón

Javier Lafuente, rector de la Universidad Autónoma de Barcelona, sobre el macrobotellón: "Fue imposible pararlo"

El rector de la Universidad Autónoma de Barcelona da respuestas a las dudas sobre cómo se pudieron llegar a reunir 8.000 personas en su campus para celebrar un macrobotellón.

En resumen
  • Entrevista en Antena 3 Noticias Fin de Semana

Publicidad

Javier Lafuente, rector de de la Universidad Autónoma de Barcelona, responde en directo a las preguntas de Mónica Carrillo y Matías Prats después de que en uno de sus campus se celebrara anoche un macrobotellón con 8.000 jóvenes. Además de no respetar las medidas contra el coronavirus y de destrozar el mobiliario urbano, se ha denunciado una violación.

¿Cómo se puede explicar que al campus lleguen 8.000 personas sin que se pueda evitar el macrobotellón?

Se pusieron bastantes medios y, si no, hubiéramos tenido un caso de bastantes más personas. Desde las 22:00 horas estaban los Mossos d'Esquadra, la Policía Local y los agentes de seguridad nuestros intentando evitarlo. Tenemos un campus muy bien conectado y, por tanto, los que llegaban por carretera estaban parados por los agentes de tráfico, pero tenemos dos estaciones de tren y por ahí iban llegando trenes llenos de personas buscando la fiesta anunciada.

¿Cómo se entera del macrobotellón y qué medidas pone para evitarlo?

A partir de las 18:00 empieza a correr por las redes la convocatoria de una fiesta desde las 00:00 hasta las 6:00 con DJ y actividades. Nosotros comunicamos esa información a los Mossos d'Esquadra y a la Policía Local e incrementamos nuestro personal de seguridad de 5 a 20 personas. Nos pusimos a buscar dónde era la fiesta, pero fue imposible pararlo porque la gente aparcaba fuera del campus, incluso a 4 o 5 kilómetros, y venían caminando.

¿Qué se puede hacer para evitar que ocurra algo parecido?

Es difícil porque tenemos que cambiar ese nivel social. Esta vez le ha tocado a mi universidad, pero podrían haber ido a un supermercado o a un polígono, y es lo que está ocurriendo. Lo que tenemos que hacer es concienciar porque llevamos dos años sufriendo una situación muy compleja y desde la universidad estoy muy indignado porque hemos hecho un esfuerzo muy grande, hemos hecho una educación a distancia, hemos perdido esa cotidianeidad, y ahora que estamos empezando a volver y se estaba acabando hay un irresponsabilidad por parte de unos ciudadanos que deciden saltarse todas las normas y juntarse. Podemos tener una nueva ola y eso a mí me preocupa como ciudadano, no solo como rector.

Publicidad