Incendio en la casa donde fue asesinada Asunta

Publicidad

Crimen de Asunta

Investigan si ha sido intencionado el incendio en el chalet de Teo en el que fue asesinada Asunta Basterra

El grave incendio que ha destrozado la vivienda de Teo en la que se produjo el crimen de Asunta ha ardido y la policía sospecha que el fuego ha podido ser intencionado. La Justicia determinó que allí fue donde Rosario Porto acabó con la vida de su hija según el plan pactado con el padre de la niña, Alfonso Basterra.

El crimen de Asunta Basterra conmocionó a la sociedad española en 2013. La pequeña, que había sido adoptada en China cuando era sólo un bebé se convirtió en una preadolescente con Altas Capacidades, muy responsable y con dotes para estudiar y para la música

El incendio destroza la vivienda del crimen

El chalet de Teo en el que Rosario Porto acabó con la vida de su hija Asunta, en un plan que, según determinó la Justicia, fue acordado con su marido Alfonso Basterra, sufría un grave incendio este fin de semana que ha destruido buena parte de la estructura del inmueble. Son, precisamente, los destrozos que ha causado el fuego los que dificultan la investigación para saber si el incendio ha sido o no intencionado.

El fuego se produjo en la madrugada del sábado al domingo y cuando llegaron los bomberos, pasadas las tres y media de la madrugada, ya había consumido estancias enteras de una vivienda que llevaba varios años vacía y en venta, pero que nadie se había atrevido a comprar, seguramente por el hecho de haber sido el escenario del asesinato de Asunta, el 21 de septiembre de 2013.

La policía baraja varias hipótesis

Los investigadores no descartan ninguna hipótesis, pero cobran más fuerza dos posibilidades: que haya sido intencionado o que se haya tratado de un descuido por parte de los okupas que solían entrar y salir del inmueble para cobijarse o para dormir, pero no que se habían establecido allí de manera permanente.

La posible presencia de okupas la pudieron constatar los propios bomberos que accedieron al chalet para apagar las llamas, al comprobar que había colchones tirados en el suelo y pilas de libros que podrían haber sido utilizados para prender fuego y hacer hogueras con la finalidad de calentarse o hacer comida. Se baraja como hipótesis que una de esas hogueras pudiera descontrolarse en un descuido y que los presentes ya no consiguiesen aplacarlo. Cuando los servicios de extinción neutralizaron el fuego, tras cuatro horas de trabajo, comprobaron que las llamas habían devorado el sótano y las dos plantas que tiene la vivienda.

Ahora será la Guardia Civil quien se ocupe de investigar los hechos e intentar determinar las causas de los mismos, que han devuelto a la actualidad uno de los episodios más negros de la historia reciente de Santiago de Compostela.

Publicidad