Víctima de maltratos y secuestro en Manacor

Publicidad

Suceso Mallorca

Ingresa en el hospital de Son Espases de Mallorca el discapacitado víctima de secuestro y tortura

El hombre discapacitado que convocó un juego de rol sexual y que sufrió torturas durante 48 horas ha quedado ingresado en el centro hospitalario. Los 7 detenidos han quedado en libertad con cargos.

El hombre discapacitado que denunció secuestro, tortura y vejaciones durante dos días en Manacor permanecerá ingresado en el hospital de Son Espases según informa el medio local Ultima Hora. La víctima ingresó en el hospital para ser atendido por el equipo médico de las heridas que presentaba.

Los sanitarios del Hospital en Son Espases han tratado las heridas de los tatuajes que los detenidos le hicieron por todo el cuerpo. Extirparon chinchetas y grapas clavadas en la piel. Según detalla Última Hora algunas heridas de la víctima estaban supurando pus y otras estaban en carne viva.

Ante el estado de agitación y nerviosismo que presentaba el paciente los sanitarios han decidido ingresarlo. El medio Ultima Hora ha tenido acceso a la declaración de la víctima. En su relato de hechos ante la Policía, el hombre declaró que puso en marcha un juego de rol sexual con algunos tintes de sadomasoquismo suave y travestismo.

El hombre discapacitado convocó un casting a través de internet y Facebook. Durante varios días, diversos usuarios contactaron con él y entablaron un chat de grupo de WhatsApp donde participaban los ahora detenidos.

Libertad con cargos

El juez de guardia de Manacor ha dejado en libertad con cargos a los 7 detenidos por la presunta vejación y lesiones de un discapacitado psíquico y ha dictado contra ellos una orden de alejamiento de la víctima.

El juez ha tomado declaración a los 4 hombres y 3 mujeres detenidos por la Policía a raíz de la denuncia del discapacitado, un hombre de 34 años que había convocado a través de redes sociales un "concurso" para "cambiar de look". El magistrado también ha prohibido salir de España a los 7 detenidos, para quienes ni la Fiscalía ni la acusación particular ha solicitado el ingreso en prisión provisional.

El hombre con discapacidad, que acabó sometido a agresiones como que le cosieran los dedos de los pies y que le tatuaran dibujos de penes en el rostro, había acordado por escritos con los procesados las reglas del reto de cambio de imagen, en las que aceptaba someterse a pruebas que estarían penadas con "castigos" en caso de que no pudiera superarlas.

Publicidad