INFORME ELABORADO POR ENCARGO DE LA DIPUTACIÓN DE A CORUÑA

Un informe jurídico concluye que la transmisión del Pazo de Meirás a la familia Franco fue a través de un contrato simulado en 1941

El coordinador jurídico del estudio, ha considerado en una rueda de prensa que acudir a los tribunales es la "acción necesaria" para recuperar el Pazo de Meirás como bien público.

Pazo de Meirás

Publicidad

Un informe jurídico elaborado por encargo de la Diputación de A Coruña concluye que la transmisión del Pazo de Meirás a la familia Franco se hizo mediante un contrato simulado en 1941, pues el dictador ya lo utilizaba desde 1938, por lo que plantea acudir a los tribunales para solicitar la nulidad.

Xabier Ferreira, coordinador jurídico del estudio, ha considerado en una rueda de prensa que se ha celebrado en la Diputación de A Coruña que acudir a los tribunales es la "acción necesaria" para recuperar el Pazo de Meirás como bien público.

Ha añadido que ese proceso judicial debe emprenderlo "cualquier persona o administración con interés en demostrar que aquella compraventa no fue tal". Según los datos históricos que maneja, la donación del Pazo de Meirás se concretó en el año 38, en el año 40 se aprobó la ley del patrimonio nacional y en el 41 se formalizó "una compraventa ficticia" de esas instalaciones porque así se evitaba que fuera incorporado como bien público.

Un informe jurídico elaborado por encargo de la Diputación de A Coruña concluye que la transmisión del Pazo de Meirás a la familia Franco se hizo mediante un contrato simulado en 1941, pues el dictador ya lo utilizaba desde 1938, por lo que plantea acudir a los tribunales para solicitar la nulidad.

Xabier Ferreira, coordinador jurídico del estudio, ha considerado en una rueda de prensa que se ha celebrado en la Diputación de A Coruña que acudir a los tribunales es la "acción necesaria" para recuperar el Pazo de Meirás como bien público.

Ha añadido que ese proceso judicial debe emprenderlo "cualquier persona o administración con interés en demostrar que aquella compraventa no fue tal". Según los datos históricos que maneja, la donación del Pazo de Meirás se concretó en el año 38, en el año 40 se aprobó la ley del patrimonio nacional y en el 41 se formalizó "una compraventa ficticia" de esas instalaciones porque así se evitaba que fuera incorporado como bien público.

Publicidad