El volcán Karangetang, ubicado en Sulawesi, ha continuado erupcionando sin parar desde el sábado. La lava caliente ha cortado el paso a las aldeas de Batubulan y Beba, por lo que el Gobierno se está planteando alternativas para poder evacuar cuanto antes a los habitantes. Ambas aldeas viven mayoritariamente de la ganadería, por lo que algunos de los residentes se han negado a abandonar sus hogares por el miedo a perder su ganado.

Ya se ha evacuado a 132 personas de las zonas de alrededor y se les ha trasladado a refugios temporales. Además, se ha establecido una zona de radio de seguridad del volcán, prohibiendo acercarse a menos de 2,5 kilómetros del cráter principal.

Paralelamente, la comunidad científica se encuentra investigando el nacimiento de una misteriosa isla surgida de la erupción de un volcán.